Saltar al contenido
Lámparas de pie modernas

Iluminación directa o indirecta, ¿cuál es mejor para cada zona de la casa?

iluminación casa

¿Te cuesta un poco decidir el tipo de iluminación que necesitas según cada momento? ¿Te preocupa que una mala decisión pueda influir en la salud visual de toda la familia? No te preocupes, te vamos a decir en qué casos vas a necesitar una iluminación directa y en cuales una iluminación indirecta.

Eso sí, todo dependerá del momento, y el uso que le quieras dar a la iluminación de tu casa. ¡Sigue leyendo y verás cómo en un momento despejaremos todas tus dudas al respecto!

En los dormitorios

Comencemos por una de las habitaciones que usarás todas las noches: el dormitorio. En esta estancia, es mejor tener una iluminación natural, pero con la llegada de la noche tendrás que recurrir a la iluminación artificial.

Bien, si es una habitación pequeña, para las tareas de cambio de ropa, hacer la cama o prepararte para ir a dormir, puedes usar tanto la iluminación del techo como la de las mesitas de noche. Esta sería un tipo de iluminación indirecta. Ahora bien, si lo que quieres hacer es leer un libro antes de acostarte, sería mejor tener una iluminación directa con una lámpara colgada de la zona del cabecero.

Si el armario está muy alejado de la zona que ilumina la luz del techo, y encima tu cuerpo sumado a las puertas no deja pasar la luz, sería recomendable una iluminación directa dentro del armario o sobre este. Puede que pienses que tener luz para esto es una tontería, pero creénos, te vendrá muy bien.

Todo esto que te hemos dicho sirve también para tus hijos. Es más, a la hora de estudiar es mejor que tengan una lámpara de sobremesa, tipo flexo, para tener una iluminación directa. Si estudian con la luz del techo, forzarán mucho la vista y eso les cansará. Lo mismo valdría en el caso de que tenga un dormitorio de matrimonio con escritorio.

ideas para la iluminación casa

Para el cuarto de baño

Aquí no creemos que tengas muchos problemas con la iluminación de tu casa para el baño, ¿no? Ya sabemos que la iluminación debe ser general, por lo que la luz indirecta sería la protagonista de esta zona de la casa.

Salvo para las tareas de higiene personal que requieran de tener una mejor visión, como puede ser el afeitado, cepillado… en estos casos, la luz directa que haya en la zona del espejo. No te calientes mucho la cabeza con esta zona.

Aunque si que te podemos recomendar que, en el caso de que la zona de la ducha/bañera quede muy alejada de la zona de luz, y no tengas una ventana que dé al patio o la galería, poner un par de focos en esta parte, para verte bien cuando te limpies.

En el pasillo

Otra zona en la que no deberías de tener problema al decidir el tipo de iluminación que poner en tu casa. Como es una zona de paso, basta con una iluminación indirecta; bien colocando las lámparas en la pared o en el techo. Eso ya es a tu gusto personal.

No obstante, en el caso de que tengas algunos objetos decorativos adornado las paredes, y que quieras que estos destaquen sobre todo lo demás, podrías poner una luz directa para resaltar esas piezas. Es una práctica bastante habitual entre los que coleccionan piezas de arte. Aunque esto también puedes dejarlo para hacerlo en el salón u otras estancias.

En la cocina

En la cocina siempre es recomendable que haya dos tipos de iluminación: la indirecta para una iluminación general y la directa para las tareas de preparación de alimentos. ¿No te queda muy claro? Nos explicamos.

Por muy pequeña que sea tu cocina, seguramente tengas armarios en las paredes. Al ponerte a trabajar en la encimera, tu cuerpo tapará el paso de la luz, por lo que no podrás verte bien a la hora de cortar los alimentos, sobre todo si es por la noche. Así que, ¿qué puedes hacer? Poner focos en los armarios para tener una iluminación perfecta y trabajar con los alimentos sin miedo a cortarte.

En el caso de tener una isla en la cocina, siempre es recomendable poner una lámpara colgante para tener una iluminación sobre esta, para verte bien, tanto a la hora de cocinar, limpiar o comer en ella.

¿Y en el comedor?

Dado que el comedor es una zona de reunión social, especialmente durante las noches, hay que trabajar para que tenga la iluminación adecuada. ¿Cómo lograrlo? Es bastante sencillo: apuesta por una iluminación directa con lámparas que no sean demasiado grandes, para colocar varias repartidas por la mesa (dependiendo del tamaño, claro).

Aparte, no estaría de más poner alguna lámpara por algún mueble para tener una iluminación un poco más indirecta cuando ya estéis acabando de comer. Para el tiempo de charla no hace falta tener una iluminación directa, ¿no te parece?

En el salón

El salón es un poco más complicado de trabajar con la iluminación. ¿Sabes por qué? Porque debes asegurarte que no te resulte molesta, según que tarea estés haciendo.

Por ejemplo, si vas a pasar el rato con la familia, porque has recibido visita, la iluminación indirecta de la luz del techo es perfecta. Aunque también podrías usar una iluminación indirecta de una lámpara de sobremesa o de pie, si la estancia no es muy grande.

Cuando estás bien la televisión, es mejor una iluminación indirecta para que tus ojos no se cansen. En estos casos, se recomiendan lámparas de pie modernas, con bastante potencia para iluminar toda la sala. Es más, te vendría bien que esa lámpara tuviera una pequeña lámpara extra, para cuando quieras leer. Sería como tener un flexo conectada a la lámpara.

En el caso de tener el comedor en el salón, es mejor que cada parte de la habitación tenga su iluminación independiente, esto es, una lámpara de techo para cada zona. Así no habrá problemas de que os veáis mal según que tarea o la iluminación de una zona u otra resulte molesta.

como decorar con una buena iluminación casa